Pages - Menu

sábado, 13 de enero de 2018

¡NO VAYAS A CAMBIAR AHORA!

Al término de la primera vuelta quedó claro que el Valencia puede volver a ser una de las referencias del fútbol español, lo que le permitiría, a su vez, volver a medirse con los mejores del continente, que es el objetivo ahora mismo, manteniendo siempre en el panorama a la ilusionante Copa del Rey. 

Digo puede porque, aunque se ha hecho una primera vuelta para enmarcar, en la que incluso se pudo sacar algún puntillo más, queda la segunda y definitiva parte del torneo y de la temporada. Hay que detenerse a pensar cuáles fueron las falencias del Valencia como conjunto, como la unidad que ha logrado Marcelino. Evidentemente la plantilla, como era predecible, se fue haciendo excesivamente corta entre lesiones y sanciones; y es que afrontar dos competiciones con solo tres delanteros y cuatro mediocampistas sencillamente no es posible, entendiendo que Guedes, Pereira y Gil son más extremos que cualquier cosa. A la efectividad de los tres de arriba se sumaron las eléctricas cabalgadas del portugués, alguno que otro desborde venenoso de Pereira, buenas incorporaciones de los laterales (sobre todo de la parte izquierda) y la claridad y llegada de los volantes. Al mismo tiempo, la defensa empezó a sentirse sólida de nuevo, eso sí, con algún bache, pero en líneas generales bastante eficiente. Diferencias notables en relación a las últimas temporadas en la que el equipo che y el descenso mantenían un idilio francamente peligroso e irritante. Todo esto disimuló hasta que se pudo, y un poco más allá, la necesidad de reforzar el plantel. 

Precisamente las primeras incorporaciones han sido un delantero y un volante de marca. Vietto comenzó muy bien, mostrándose con mucha movilidad en su debut y goleando en su segundo juego y primera titularidad. Ahora el elegido ha sido Coquelin, y aunque a priori su fichaje no diga demasiado, lo cierto es que el asturiano y la directiva se han ganado cuando menos el beneficio de la duda. Sabemos, a base de hechos y de resucitaciones de jugadores vía Marcelino, que la época en que solo funcionaba uno o dos de seis o siete costosos fichajes ha quedado atrás. Esperemos que hayan aprendido la lección y que ahora se aseguren que los recién llegados sumen, y lo hagan por partida doble; a la dinámica del equipo y al equipo mismo. He aquí el gran reto, dar continuidad. Qué fácil se escribe y qué difícil es de conseguir. Nos tranquiliza un poco y nos llena de confianza, a todos los que somos seguidores de este equipo, que saben cómo hacerlo. La limpieza al final de la temporada pasada es un acierto más que se nota, y mucho, en la actual. Quizás ahora falte un defensor. Suena un joven, prometedor y al mismo tiempo viejo conocido de la afición; Cancelo, que como extremo por una banda y con su compatriota por la otra formarían una dupla que podría infundir temor en las defensas rivales. Digo de extremo porque me parece evidente que Joao pierde fuerza y brillo jugando de lateral. Puede que Marcelino lo encarrile, pero primero debe llegar, claro está. Y en caso de que lo haga, no estoy seguro que el lateral derecho, punto débil -o más bien irregular- de la defensa en mi opinión sea reforzado como parece es debido. 

Sea como sea y llegue quien llegue el objetivo es repetir y, por qué no, superar lo conseguido teniendo en cuenta las mencionadas esperanzas depositadas en la Copa del Rey. Seguir en la misma línea y mantener el equilibrio serán los retos para esta joven plantilla que ambiciona mucho.

Artículo hecho por Ricardo.