Pages - Menu

viernes, 12 de enero de 2018

CRÓNICA: FC BARCELONA 5-0 RC CELTA DE VIGO


EL BARÇA ARROLLA AL CELTA Y YA ESTÁ EN CUARTOS

Barça y Celta se disponían anoche a jugar el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey en el Camp Nou, con un resultado muy abierto de la ida. El 1 a 1 lo dejaba todo por decidir y el empate a 2 en Liga en el Camp Nou, daba esperanzas a los celtistas para repetir resultado y clasificarse así para los cuartos de final.

El Celta salió a morder desde el principio, presionando la salida de balón hasta Cillessen con marcajes individuales, pero los jugadores azulgrana estaban muy acertados en el pase y les pagaban con la misma moneda. Fue un espejismo, porque los culés tiraron de su calidad en los metros finales y la juntaron con intensidad y el esfuerzo del Celta fue en vano.
En la mejor media hora de la “era Valverde” dejaron sentenciada la eliminatoria y se dedicaron a reservarse para futuros envites. Con un Leo Messi colosal, en el minuto 15 ya ganaban 2 a 0 gracias a sus conexiones con Jordi Alba por la banda izquierda. Todo el mundo sabe que se dará esa jugada, pero nadie es capaz de pararla. Con dos goles casi calcados, el Barça puso tierra de por medio con su rival, pero quería más y no aflojó hasta conseguirlo.
En el 3 a 0 el lateral y el astro argentino se intercambiaron sus papeles. Leo Messi se puso en “modo asistente” y se sacó de la chistera un pase estratosférico y medido desde el centro del campo, que Alba cazó al vuelo para batir a Sergio. Y, sólo 3 minutos después, Sisto cometió un error tremendo, al verse presionado en su propia área. Quiso cederle el balón a su portero, sin pensar que un “depredador del área” corría por allí. Luis Suárez recogió el regalo y batió a Sergio a placer para dejar totalmente sentenciada la eliminatoria. Era el minuto 31 de partido y aficionados culés y celtiñas se frotaban los ojos porque no se podían creer lo que estaban viviendo. Un sueño para los culés y una pesadilla para los celestes.
Y todo esto, con Dembélé en el banquillo y Coutinho mirándolo desde el palco. El francés salió en la segunda mitad, sustituyendo a Leo Messi, para que éste pudiera descansar y estar fresco de cara al partido del próximo domingo en Anoeta. El francés, que sólo ha jugado 5 partidos con el Barça, debido a su grave lesión de inicio de temporada, ya dejó destellos de lo que puede aportar. Velocidad, regate, dominio de las dos piernas… y asistencias. Rakitic fue el beneficiado ésta vez a la salida de un córner, donde además, remató absolutamente a placer.
Unzué no encontró la fórmula para parar el vendaval culé y también decidió apostar definitivamente por la Liga a la mitad de la segunda parte, cuando retiró del terreno de juego a Iago Aspas y Wass, que en ningún momento pudieron mostrar destellos de su calidad.
Ésta mañana se ha celebrado el sorteo de los cuartos de final de la competición y habrá derbi catalán. Espanyol y Barça se enfrentaran a doble partido, con la vuelta en el Camp Nou, para intentar alcanzar las semifinales de éste torneo.
Artículo hecho por Meri (@Mtenas)